Default Link Web Content Viewer

Actions

descripcion

Actions

El 50 % de los trabajadores del mundo necesitará volver a formarse para 2025, en la medida en que aumente la adopción de la tecnología, según el Informe sobre el Futuro de los Empleos, autoría del Foro Económico Mundial. Aunque esta cifra es retadora, en especial para las generaciones a las que aún les cuesta adaptarse a las herramientas digitales, alerta sobre la importancia de iniciar la formación desde antes para ser profesionales competitivos. 

Aun cuando tener dominio sobre las nuevas tecnologías será una parte relevante para los procesos de selección de personal, las habilidades blandas serán determinantes. Tener un pensamiento innovador y crítico, ser flexibles, resilientes, saber comunicarse y resolver problemas, son algunas de las características de los profesionales del futuro.  

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, estas son las 10 mejores habilidades para el 2025: 

  • Pensamiento analítico e innovación. Fue reconocida como la habilidad más importante y está relacionada con la capacidad de resolver problemas, adaptarse al cambio y crear soluciones que se destaquen por tener un valor agregado.  
  • Aprendizaje activo y estratégico. Esta habilidad se soporta en la autogestión y se relaciona con el gusto por aprender para mejorar el perfil profesional y aplicar los conocimientos para optimizar los procesos de las compañías.  
  • Pensamiento crítico y análisis. Es la capacidad de encontrar en los comportamientos del consumidor pautas para ofrecerles productos y servicios. 
  • Resolución de problemas complejos. Es una de las habilidades más relevantes para los empleadores, pues garantiza que sus trabajadores puedan trabajar en condiciones adversas para proponer soluciones eficientes que respondan a las necesidades del momento. 
  • Creatividad, originalidad e iniciativa. Es uno de los soportes de la habilidad anterior y se cimienta en la autogestión, el interés por aprender y en la automotivación. 
  • Liderazgo e influencia social. Se relaciona con la capacidad de asumir el liderazgo de equipos flexibles y críticos, que valoran a los líderes visionarios, experimentados e inspiradores. 
  • Control, monitoreo y uso de la tecnología. Se define como el dominio y conocimientos de software, sistemas y herramientas, creados para optimizar y cualificar los procesos.  
  • Diseño y programación de tecnologías. Es la capacidad de construir e implementar sistemas de información acordes a las necesidades específicas de las compañías. 
  • Resiliencia, tolerancia al estrés y flexibilidad. Por primera vez, se ubica como una de las habilidades esenciales de los profesionales del futuro y se considera transversal a las demás características. En tiempos de incertidumbre y crisis, se requieren profesionales que sepan leer su entorno para encontrar oportunidades de mejora. 
  • Razonamiento, resolución de problemas e ideación. Encontrar un equilibrio entre las emociones y el conocimiento, no es una tarea fácil. Sin embargo, los profesionales que aprendan a dominar sus impulsos y se enfoquen en buscar alternativas para momentos críticos, tendrán mayor ventaja.  

 

Los cambios vertiginosos que ha vivido el entorno laboral han revelado la necesidad de contar con colaboradores que, por su flexibilidad, criterio, capacidad de análisis y sentido de pertenencia, puedan aportar en la búsqueda de soluciones asertivas para situaciones tan complejas como la supervivencia de una compañía. 

Te invitamos a visitar nuestra sección Agencia de Empleo para que conozcas nuestra oferta, los subsidios y los planes de desarrollo laboral que tenemos para ti. Recuerda que para nosotros es importante brindarte bienestar.

Web Content Viewer

Actions
Complementary Content
${loading}