Default Link Web Content Viewer

Actions

descripcion

Actions

Cada vez las organizaciones son más conscientes de que quienes hacen posible su día a día son seres humanos con creencias, motivaciones, sueños, valores y necesidades que solo se pueden comprender desde la individualidad.  

Sin embargo, la gestión humana no es una tarea exclusiva de las áreas de recursos humanos, también corresponde a los líderes y en general, a cada miembro del equipo de trabajo.  

Por ello, la importancia de partir del ser es indispensable para mantener una coherencia entre los propósitos de las organizaciones y los de cada persona.  

De acuerdo con María de los Ángeles Peña, psicóloga especialista en gestión del talento humano y la productividad, “desde hace mucho tiempo empezamos a entender que el punto de partida para tener organizaciones exitosas es considerar el ser, que es la esencia y está ligada directamente con las competencias blandas”.  

Aunque suene abstracto, gestionar el ser es una labor que se lleva a cabo en el día a día. El proceso de selección es uno de los momentos claves, pues permite identificar si el estilo de vida, los valores y las aspiraciones de una persona son coherentes con la cultura organizacional, que es ese ADN que hace único a las empresas. 

Habilidades blandas que se promueven desde el día a día  

De acuerdo con Peña, es necesario contemplar el desarrollo de competencias que favorecen el crecimiento personal y la adaptación al cambio. Las principales son:  

  • Inteligencia emocional 
  • Comunicación 
  • Trabajo en equipo  
  • Flexibilidad 

 

Aunque existen una gran cantidad de habilidades, las anteriores son determinantes para la adaptación al cambio, el buen clima laboral y la tolerancia a la frustración. 

Sin embargo, no solamente es el ser, también tenemos que hablar del saber y el hacer, desde donde se debe trabajar integralmente para que haya una coherencia entre lo que cada persona es, sabe y hace”, explica la especialista.  

¿Cómo se puede abordar integralmente el ser, el saber y el hacer? 

Cada organización debe identificar su esencia para crear guías de desarrollo que favorezcan el ambiente laboral sano. 

Para gestionar las competencias blandas es clave comenzar a trabajar en la actitud, un factor determinante para alcanzar los logros.  

La medición de competencias es necesaria para crear un plan de desarrollo individual e integral, desde el desarrollo humano y técnico.  

Hoy, las compañías están llamadas a gestionar integralmente sus equipos de trabajo, para aportar al crecimiento y desarrollo personal desde la formación técnica y el aprendizaje. Para esto es necesario que tengan claros sus valores y propósitos, de manera que puedan compartirlos con sus colaboradores.  

En Comfenalco Antioquia seguimos trabajando día a día para llevarles a nuestros afiliados y usuarios contenidos que nutran sus conocimientos y que puedan aplicarlos tanto en su vida personal como profesional, porque uno de nuestros principales objetivos es brindar bienestar a las familias antioqueñas. 

Web Content Viewer

Actions
Complementary Content
${loading}