Web Content Viewer

Relación entre el bienestar y la actividad física en la edad adulta 

Se ha demostrado, además de los beneficios que ya te mencionamos, que el ejercicio físico en los adultos es eficaz para prevenir ciertos tipos de cáncer, incrementar la densidad mineral ósea, reducir el riesgo de caídas, mejorar la función cognitiva y combatir el aislamiento social y la depresión.  

La calidad de vida de las personas mayores que hacen ejercicio es mucho mayor, con lo que se reduce la necesidad de tomar medicamentos y el riesgo de dependencia, fomentando un envejecimiento saludable.  

¿Por qué deben realizar ejercicio físico los adultos mayores?  

El envejecimiento produce una serie de cambios en todo el organismo. Los huesos, principalmente las articulaciones, y los músculos se ven debilitados con la edad.   

Los principales cambios causados por la edad en el sistema musculoesquelético son los siguientes:  

  • Huesos: disminuye la densidad ósea de la zona interna del hueso, lo que se conoce como hueso esponjoso. La pérdida puede llegar a un 30% o más por cada década a partir de los 80 años.  
  • Articulaciones: en ellas se reduce notablemente la capacidad de generación y síntesis de los fibroblastos, que son las células encargadas de producir el tejido de las articulaciones. Esta disminución contribuye a producir rigidez y reducción de la resistencia. 
  • Músculos: en los músculos se produce sarcopenia, que es la pérdida degenerativa de masa muscular, disminuyendo la capacidad de los músculos para contraerse y perdiendo fuerza, potencia y resistencia.   

 

Como consecuencia, la calidad de vida de las personas mayores se ve afectada por la dificultad para realizar actividades cotidianas, por un mayor riesgo de caídas y por un mayor cansancio. Todo ello conduce a una disminución paulatina de la movilidad que puede desembocar en dependencia.  

El ejercicio físico en los adultos mayores es la mejor forma de combatir los cambios en músculos y huesos a causa de la edad.  

¿Cómo deben realizar ejercicio?  

El ejercicio físico debe adaptarse a las condiciones y estado de salud de cada adulto mayor, centrándose en entrenar aspectos como la fuerza, la resistencia, la flexibilidad y el equilibrio, condiciones que le ayuden a tener una buena calidad de vida, evitar accidentes y consecuencias mayores relacionadas con enfermedades, tener interacción social y mantener las funciones mentales.   

Por lo anterior, los programas de ejercicio deben ser progresivos, de bajo impacto, y a intensidades entre bajas a moderadas, pero, sobre todo, respetando la individualidad como principio fundamental del ejercicio físico.  

Desarrollar ejercicios de coordinación, lateralidad, equilibrio, con desplazamiento, permiten no sólo mejorar la parte física, sino también mantener la función mental activa.  

Ventajas del ejercicio físico en los adultos mayores  

Las personas mayores que realizan un programa de entrenamiento verán mejorar su calidad de vida en numerosos sentidos. Estos son los más importantes:  

  • Reducción de la incidencia de enfermedades cardiovasculares.  
  • Mejor equilibrio metabólico.  
  • Menor incidencia de obesidad, sobrepeso y diabetes tipo II.  
  • Reducción de pérdida mineral ósea.  
  • Menor riesgo de sufrir fracturas.  
  • Mayor fortalecimiento muscular, lo que mejora la funcionalidad física de la persona.  
  • Menor riesgo de caídas, gracias al fortalecimiento de los músculos y la mejora de la agilidad y el equilibrio.  
  • Refuerzo del sistema inmune.  
  • Menor incidencia de algunos tipos de cáncer, como el de mama, colon o páncreas.  
  • Reducción de los dolores musculoesqueléticos propios del envejecimiento.  
  • Protección frente la osteoartritis.  
  • Mejora de la función cognitiva.  
  • Protección frente al riesgo de demencia o alzhéimer.  
  • Mayor autonomía, lo que mejora la autoestima.  
  • Menor incidencia de depresión y ansiedad.  
  • Mayor integración social, al evitar el aislamiento de la persona mayor.  

 

Si mantener una vida activa es ventajoso a cualquier edad, el ejercicio físico en los adultos mayores es más que recomendable para mejorar su calidad de vida y llevar un envejecimiento saludable.  

Recomendaciones para la práctica del ejercicio físico en los adultos mayores  

  • Procurar tener una revisión médica previa al inicio del programa de ejercicio físico.  
  • Si se tiene alguna patología o se ha sufrido algún accidente cardiovascular se debe tener el visto bueno del médico antes de iniciar con el ejercicio. Que además debe ser orientado según las características individuales.  
  • Contar siempre con la asesoría y acompañamiento de un profesional.  
  • Siempre se debe seguir una alimentación balanceada y acorde con las necesidades energéticas de la persona.   
  • Revisar muy bien el sitio y los elementos donde se realiza ejercicio físico, evitando así algún accidente.  
  • Siempre hidratarse antes, durante y después de la práctica del ejercicio físico.  
  • En la medida de lo posible, contar con algún acompañante cerca mientras se realiza ejercicio físico.  
  • Si se tiene o se ha tenido gripa recientemente, no se debe realizar ejercicio físico.

Comfenalco Antioquia te acompaña en todo momento, cuidando de tu bienestar. ¿Conoces a alguien a quien pueda interesar esta información? ¡Compártela con esa persona!

¿Te pareció útil este artículo?

Contenedor Otras Noticias
Complementary Content
${loading}