Default Link Web Content Viewer

En tiempos de coronavirus, muchas familias de veredas alejadas de Antioquia no cuentan con internet, por lo que habitantes de los corregimientos ribereños La Ilusión y Barrio Chino de Caucasia, decidieron intercambiar cartas y relatos escritos a mano con otras  familias de la zona urbana y con los profesionales de la Caja. 
 
Esta iniciativa nace del programa de Atención Integral a la Niñez de Comfenalco Antioquia, mediante la estrategia Gestación a Dos Años, que desde 2015 brinda a las familias de esta zona del Bajo Cauca acompañamiento nutricional, psicológico, social, artístico y pedagógico.
 
Claudia Zuluaga, coordinadora zonal de Comfenalco Antioquia, explica que durante la pandemia el programa continúa con su proceso educativo en escenarios alternativos a la presencialidad y que  “se revive la figura del cartero que es asumido por el conductor de la chalupa: don José David Olivar Zambrano; quien se encarga de llevar a la comunidad las respuestas a las cartas que nos envían y a su vez recibir la nueva correspondencia”.
 
Zuluaga detalla que en esas líneas escritas, las familias reúnen sus experiencias cotidianas en prácticas de crianza además, las conquistas que van adquiriendo los niños y niñas en sus procesos de crecimiento y desarrollo; lejos de ser un ejercicio mecánico, las cartas revelan sus inquietudes, emociones evidenciando su sensibilidad e intimidad en el hogar.

Red de apoyo comunitaria

El equipo biopsicosocial y artístico intercambia escritos con la comunidad participante, dando respuestas a las necesidades expresadas por estas; de forma que se amplíen aprendizajes que cualifiquen sus interacciones con los niños y niñas, además de seguir fortaleciendo la red de apoyo comunitaria pese a estar ubicados geográficamente en un territorio alejado donde hay un escaso acceso a internet y a su conectividad”, agrega.
 
La estrategia escrita fue acogida por las familias, de tal manera que se instaló como un diálogo de saberes, donde se hace posible la negociación cultural, elementos fundamentales para una acción educativa transformadora, teniendo presente el interés del programa por promover el cuidado y la protección de los niños y las niñas en ambientes donde las familias son la protagonistas de sus aprendizajes.
 
El aislamiento también ha representado la posibilidad para que afloren desde la creatividad y el sentido humano, estrategias para seguir entrelazando nuevos hilos al tejido de comunicación que a lo largo de este tiempo se ha fortalecido con estas comunidades”, dice Zuluaga.
 
Las cartas se proponen como un dispositivo metafórico del sentir de las familias, una conexión real con las emociones y cotidianidades de quienes habitan los territorios. “Históricamente la escritura y el correo se han transformado en canales donde pese a la distancia o dificultades nos narramos, mantenemos la presencia y el afecto mediado por la palabra escrita”, concluye la coordinadora

 

El aislamiento social determinó un reto para el equipo de Comfenalco Antioquia, en el sentido de mantener contacto con las  familias, teniendo en cuenta que estas poblaciones no tienen acceso a internet, herramienta que se ha configurado como una posibilidad de mantener  los encuentros educativos.

¿Te pareció útil este artículo?

Contenedor Otras Noticias
Complementary Content
${loading}